Mas chatarra que hojalata….

cansado

Domingo 28 de Agosto. Estoy ” pa’l arrastre”. Ahora mismo me duelen todos los huesos habidos y por haber de mi cuerpo. Me explico:

Como soy un tipo bastante zoquete, ayer sábado me propuse conocer cual era mi estado físico. Así que como no tengo ni pajolera idea de sístoles, diástoles, umbral aeróbico ( o como se diga) ni de todo ese tipo de cosas, decidí muy flamenco yo, hacer un simulacro de triatlón ( pero la corta, esa de 750 metros de nado).

Así que ni corto ni perezoso, le pedí a un amigo que me dejara una bici y me lancé a rodar kilómetros. Me fui montaña arriba y montaña abajo como si no existiera un mañana, como si el fin del mundo estuviera a punto de llegar…. y tardé 1 hora en hacer 20 kms. ( Creía que era un buen tiempo…. luego me dí de bruces con la realidad… )  Me encontraba bastante fresco, no muy cansado. Así que aún me envalentoné un poco más y cambiándome el calzado decidí salir a correr a renglón seguido, como si fuera una auténtica competición. Me costó correr como una personal normal, las piernas no funcionaban como deberían funcionar, parecía como si las tuviera dormidas… me costó horrores hacer el primer kilómetro. Justo en ese momento, admiré a todas y cada una de esas personas que por la razón que sea son capaces de hacer una triatlón, un Ironman, una ultraman, una maratón…. tod@s merecen mi más sincera admiración y enhorabuena.

Después de semejante aperitivo llegó el mejor momento, el del descanso. Caí redondo en el sofá. Al parecer no había tenido suficiente así que por la tarde, me lancé a la piscina a probar con la natación. Hacía mas de 20 años que no me daba por nadar….. bueno, por mantenerme a flote. Porque lo que es nadar, nadar…. 200 metros y ¡¡casi me da un jamacuco de cuidado!! Estoy bien pez en natación, bien pez. Veo que el nadar va a ser mi talón de Aquiles.

Creo que me puedo dar por más que satisfecho si soy capaz por el momento de hacer una triatlón pequeña y no morir en el intento…

…Pero seguiré.

Primera vez en mi vida.

Pues sí, es cierto. Ésta va a ser la primera vez en mi vida que voy a intentar no abandonar. Ser constante y estar dispuesto a sufrir y superar adversidades.

Nunca he sido una persona de grandes sacrificios, es más, siempre que algo se ponía  “cuesta arriba” tomaba el camino fácil, abandonarlo. Y así, he llegado a mis casi 37 primaveras.

Desde hace poco tiempo algo ha hecho “click” en mi interior, en mi cabeza, no sé si será la edad o qué… pero he decidido que hasta aquí. Que ya va siendo hora de avanzar.

No voy a mentir diciendo que he tenido una dura infancia, una familia disfuncional ni nada de eso. Tuve una infancia como la de cualquier hijo de vecino y mi familia ( pareja incluida)  es lo más importante que tengo ( a pesar de que no soy mucho de expresarles mis sentimientos). Así que no soy diferente a la gran mayoría de la humanidad. No soy mejor ni peor que cualquiera.

Me he propuesto finalizar un Ironman, si. Difícil y duro reto. No sé cuánto tardaré en conseguirlo, ni siquiera sé si llegaré a hacerlo. Pero voy a intentarlo. No quiero llegar un día cuando sea ( más )  viejo y al echar la vista atrás preguntarme si mi vida hubiera sido diferente de haberlo intentado o de arrepentirme por no haber tenido la valentía de probarlo.

Así que intentaré escribir este blog, mi blog, como si fuera mi propio diario donde escribiré lo que siento y el cómo lo siento.

Así que hoy es el primer día de mi vida, el punto de inflexión, el cruce de caminos donde el hecho de elegir qué sendero tomar, puede marcar el devenir de toda una vida.

Empieza el reto……